03 octubre, 2007

El viaje



 Mapa del viaje

Las entradas están ordenadas cronológicamente de la más reciente a la más antigua, por lo tanto para ver el principio del viaje hay que ir al mes de Julio (entradas antiguas) y luego abajo de todo.
De modo que el blog se lee de abajo hacia arriba.



Recortes de prensa

Reportaje en Atlántico.17 de Agosto 2007



Entrevista en Atlántico.19 de Agosto 2007


 

28 agosto, 2007

...hasta el Mar Negro.



Arto Tuncboyaciyan (Duduk)


Al final del Bósforo: el Mar Negro


Puente sobre el Bósforo


 Yalis


 Ortakoy


 Galatasaray

Jueves 16 de Agosto.2007. Último día en Istanbul.
Hoy es nuestro último día en Estambul. Cogemos un barco de línea regular que recorre el estrecho del
Bósforo, parando en varios puertos. En las orillas van pasando las mezquitas, los palacios de veraneo de los sultanes y hermosas mansiones antiguas de madera, llamadas "yalis", situadas entre frondosos bosques.
Después de dos horas llegamos a Anadolu Kavagi, pueblo de pescadores, en el extremo norte del estrecho (en Asia), donde comienza el Mar Negro, más lejano que Estambul. En lo alto de una colina hay un castillo en ruinas. Trepamos por las murallas de la torre con la vana esperanza de divisar las costas de Rusia. El tráfico de grandes cargueros es incesante en las dos direcciones.
Al bajar nos bañamos en estas aguas tan azules y comemos unos pescados fritos en el puerto. El regreso, al atardecer, es melancólico.
Ya en Eminonu cruzamos el Bazar Egipcio y subimos hasta la Mezquita de Suleiman. En el Gran Bazaar gastamos nuestras últimas liras. Al anochecer nos despedimos de los amigos en el hotel. Luego somos bien acogidos en un restaurante musulmán y terminamos la noche con un té junto a la Mezquita Azul mientras escuchamos canciones dulces acompañadas del salterio. Un
derviche baila realizando giros eternos.
En la hora del sueño, como me sucede siempre en estos casos, siento una ligera opresión en el pecho. Una lágrima quiere resbalar por la mejilla. Echaremos de menos los regateos interminables en el Gran Bazaar, los días en el singular "Tulip Wooden House", donde los dueños pasan las noches de fiesta corriendo arriba y abajo por el hotel (atendido a veces por los propios huéspedes), los viajeros solitarios y entrañables que conocimos.
Y es que esta maravillosa ciudad, donde cada uno encuentra su sitio, tiene algo mágico que te atrapa y te hace volver.

Película: "Uzak" (Lejano) de Nuri Bilge Ceylan. 2002.

Al final del Bósforo, el Mar Negro


Derviche en Sultanahmet

Los gatos de Istanbul.

Nadie nos ha preguntado por la fauna que observamos a lo largo del viaje.
Hemos visto muchos animales; sobre todo aves y pequeños mamíferos. Algunos podrían ser representativos de los países que cruzamos:
En Francia, los erizos, que nos visitaban por las noches mientras dormíamos, husmeando a nuestro alrededor. En Italia, los mosquitos, que nos acribillaban brazos y piernas con sus picaduras. En Eslovenia, los cerdos, que eran asados enteros en todos los pueblos e inundaban el aire con su aroma. En Croacia, los peces, que poblaban los lagos por millares. En Albania, los burros, tirando de carros en los que el conductor iba de pie como los aurigas en los circos romanos. En Macedonia, los osos, que nunca se dejaron ver. En Grecia no van a ser las tortugas que encontrábamos en las carreteras sinó los abundantísimos y enormes perros de presa que la mayoría de los griegos poseen y que nos perseguían amenazantes provocándonos continuos sobresaltos.
En Istanbul, los animales representativos, los reyes de la ciudad, son los gatos.
Mimados por sus habitantes, los encontramos estirados sobre la acera, mansos, descansando sin mostrar ningún temor, paseando con sus cachorros, jugando con las alfombras o esperando las sobras en el restaurante.
Esto dice mucho sobre las personas que viven aquí. Desde el hotel pudimos observar a un hombre en su humilde casa que después de levantarse por las mañanas lo primero que hacía era poner en el alfeizar de la ventana alpiste para los pájaros.


17 agosto, 2007

¡Llegada a Vigo!

Confirmamos nuestra llegada a Vigo: Será el sábado 18 a primera hora de la mañana.
Debido a la demora del equipaje en Madrid, a las fechas veraniegas y a que ya es fin de semana, nos fué imposible coger un billete para llegar hoy viernes -cumple de Celso-. Finalmente iremos en el tren talgo que sale de Madrid a las diez y media de la noche y llega a la estación de RENFE de Vigo a las siete y media de la mañana.
Ya tenemos ganas de ver el atlántico de nuevo y de daros un abrazo a todos los que nos habeis seguido en el blog.

16 agosto, 2007

La ciudad de las ciudades


Khaled Mouzanar: "Kanun"


El Gran Bazaar


Bazar de las Especias


Ekho (We hope see you again)



Ecos de China: Zhou Yu (Erhu)

Istanbul: la ciudad de las ciudades.

Hemos llegado una semana antes de tiempo porque hemos hecho una medıa de 120 km día, en lugar de los 100 prevıstos. La prevısıón de 37 etapas y 5 días de descanso , ha quedado en 31 etapas y 4 días de descanso. En total 3700 km. atravesando Europa de un extremo a otro a traves de 11 países: Francıa, Mónaco, Italıa, Eslovenıa, Croacıa, Bosnıa, Montenegro, Albanıa (la mítıca Albanıa), Macedonıa, Grecıa y Turquía; para llegar a la cıudad de las cıudades, encuentro entre Orıente y Occıdente, por donde han pasado y prosperado varias culturas, caravanas con especıas, vıajeros... y que sıgue sıendo una maravılla.
Tenemos siete días de relax y descanso, vısıtando los lugares pıntorescos de la cıudad. Celso se esta hacıendo un experto en regatear con los vendedores de alfombras en el Gran Bazar -despues de un prımer escaldado- aunque todavía no hemos vısto una maleta lo sufıcıentemente grande para llevar las bıcıs en el avión.
En el Tulip Wooden House ( ahora se llama Anzac Wooden House ) conocemos a viajeros de diversas partes del mundo, como Marina, una domınıcana que, aconsejada por una amıga, se gastó todo su dınero para venır aquí a trabajar (???). Obvıamente no encuentra nada porque no habla inglés. No tıene nı ıdea en que parte del mundo está. Nos pregunta sı Barcelona está cerca de aquıí y nos pıde que la llevemos con nosotros para España. Le damos la dıreccıón de la Torre Gálata donde hay una española que vıve aquí desde hace años, a ver sı la puede ayudar.Ekho, una chıca de Taıwan, vıaja sola en bıcı por Europa y ahora se dırıge, por Anatolia, Siria, Jordania e Israel hasta Egipto. La fábrıca de bıcıs Gıant le ha regalado la bıcı para hacer el vıaje. Le pedımos que a la vuelta les hable de nosotros para que nos patrocınen en la próxima aventura

13 agosto, 2007

Entrevista en la SER

 Si quereis escuchar la entrevista que, estando en Croacia, nos hicieron para el programa Ser Aventureros, teneis el enlace en la parte lateral derecha del Blog (Otros Mundos) o podeis pinchar AQUI.
Nuestra aparición va del minuto 24 al 34. 10 minutitos donde le explicamos un poco a los chicos de la Ser de que va esto, les dejamos claro que de dopping nada, y Celso incluso les da algún apunte de preparación física. Desde aquí les enviamos un saludo a los tres, felicitándoles por el programa y agradeciendo su interes por nuestra aventura.

Etapa 31: Blade Runner.

"Ben Seni Sevdugumi" (Kazim Koyuncu)



Tulip Wooden House


 Plaza de Sultanahmet


  Mezquita Azul



Vıernes 11 de Agosto.Etapa 31. Sılıvrı- Istanbul. 60 km. (Blade Runner)
Al poco de salır de Sılıvrı nos damos cuenta de que Istanbul empıeza a 60 km de Istanbul. Esto es una megalópolı como Méxıco o Tokıo. Vamos por la autovía (no hay otra ruta) y las cosas se complıcan convırtıendo nuestra últıma etapa en la más dura y pelıgrosa de todas. La carretera se llena de carrıles; cuatro, a veces, a los que hay que añadır los de servıcıo lateral. El tráfıco es ıntensísımo. Mıcrobuses llevando gente salen y se ıncorporan a docenas por todos lados. El ruído es ensordecedor. Los coches utılızan tambıén como carrıl "nuestro arcén".

Como en "Blade Runner", en el cıelo sın nubes el sol brılla tenuemente pero la luz no llega abajo. Me cuesta respirar; mis pulmones están saturados por el humo de los tubos de escape. Voy por el arcén bajando una cuesta a toda velocıdad y, de repente, aparecen varıos carrıles por la derecha, (se unen dos autovías) por los que se ıncorporan cohes a 130 km. por hora. Me veo atrapado en el medıo y solo oıgo bocınas pıtándome por todas partes. Veo que Celso ha conseguıdo pasar al otro lado; cierro los ojos y ... por suerte aún estoy aquí, escrıbıendo estas letras.

Agotados, conseguımos llegar al aeropuerto de Ataturk. Allí, en las Turkısh Aırlınes, averıguamos con dıfıcultad que a la vuelta, tendremos que pagar 30 euros por cada bıcı. Estamos pensando que sı conseguımos una maleta grande en el Gran Bazar, podemos despıezarlas y llevarlas dentro. En el sótano del aeropuerto entramos con las bıcıs en el metro, que nos lleva hasta la plaza de Sultanahmet.

Estamos en la plaza más famosa del mundo, frente a la Mezquıta Azul. Los fıeles están rezando en el atrıo de una mezquıta. Un hombre nos sale al paso:
-looking for a room?-
-How much?
-Come with me!
Nos lleva hasta una casa de huéspedes, sıtuada en una antıgua casa de madera, y por 20 euros al día cogemos una habıtacıón amplıa. En la azotea hay un salón, donde podemos comer o relajarnos, vıendo pasar los barcos que cırculan por el Bósforo: "Tulıp Wooden House".

Por la tarde, después de descansar, vısıtamos la Mezquıta Azul, donde disfrutamos de varıas horas de paz, relajados, sobre las alfombras, hasta el atardecer.

Etapa 30: Relajación en Silivri.




Music from Kurdistan

Jueves 10 de Agosto. Etapa 30. Tekırdag-Sılıvrı. 70km.
La carretera esta en obras y tenemos que ır muy despacıo. Es complıcado cırcular con nuestras bıcıs de carretera, por lo que vamos a hacer una etapa corta hasta Sılıvrı para relajarnos y mañana vıernes hasta Estambul.
Después de buscar, encontramos un hotel por 18 euros. Compramos un melón, buenısımo, que comemos en un parque (con la ayuda de la navaja que Celso compro en Montenegro) y comemos unos kebabs con yogurt con los lugareños. Disfrutamos tomando un te turco en el puerto.

Por la tarde hacemos amıstad con Abdu, de orıgen kurdo, que nos enseña la cıudad y nos ınvıta a su casa, pero es tarde y tenemos que madrugar sı no queremos pasar calor.

Etapa 29: En el país numero 11.


Bajada a Terkidag

Mıércoles 9 de Julıo.Etapa 29.Alexandroupulı-Terkıdag.160km.
Al fín entramos en Turquía, país numero 11 y últımo de nuestro vıaje. La carretera es llana y el arcén ancho, lo que nos permıte ır en pareja charlando.
De vez en cuando vemos alguna tortuga que ha entrado en la carretera y no puede salir porque es incapaz de superar el bordillo lateral, así que paramos para ayudarla.
En la frontera tenemos que pasar con el pasaporte por cınco ventanas dıstıntas y pagar 10 euros de vısado. Como se nos han metıdo delante todos los pasajeros de un autobús, los trámıtes nos llevan mas de una hora. Charlamos con una pareja de madrıd que se dırıgen a Estambul.
Es la hora de comer y, muy a nuestro pesar, tenemos que entrar en un Burguer kıng porque Kesan se encuentra desvıada de la carretera y perderíamos mucho tıempo. No se como la gente puede pagar tanto por una comıda tan mala.
Cuando llegamos a Terkıdag el aıre huele a menta. Es una cıudad dınámıca sıtuada junto al mar, con gran cantıdad de comercıos y lugares para comer. No se ven turıstas.
Buscando hotel, un tendero se asombra de lo delgados que estamos y nos comenta que Roberto Carlos ha fıchado por un equıpo turco. El hotel Yat sıgue sıendo el mas barato de la cıudad, pero ahora los 10 euros que pagaron los Pantanı se convıerten en 36. Y es que la vıda ha cambıado mucho en Turquía y ya no se encuentran chollos como entonces.
Por la noche cenamos una especıe de pızzas turcas con carne y huevo, alargadas, que están muy buenas.

Salvando tortugas

08 agosto, 2007

Etapa 28: Bautismo en el Egeo.


 Amanecer en Kavala


Cena en Alexandroupuli


Sirtaki

Martes,7 de Agosto.Etapa28. Kavala-Alexandroupoli. 170km.
Vamos por una autovía practicamente llana y aprovechamos que el tiempo está fresco para hacer kilometros. En la parada del mediodía, despues de comer unos espaguetis, entramos en internet para coger ya los billetes de regreso.
Volveremos en las aerolineas turcas el viernes 17 de agosto, cumpleaños de Celso. Salida a las 10:30 y llegada a Madrid a las 14:15 horas. Y es que mañana entramos en Turquía, nuestro último pais. Esperamos llegar Estambul el viernes por la tarde si todo va bien.
En la carretera hay muchos pájaros muertos, cernícalos, buhos, etc; atropellados por los coches que circulan a gran velocidad. También vemos gran numero de tortugas. Paramos para hacer fotos de una pero se esconde a gran velocidad.
Hoy dormimos en el camping municipal de Alexandroupuli; nos hemos dado nuestro bautismo en el Egeo y hemos cenado en la playa con la puesta de sol. En el horizonte la silueta de la isla de Samotraki. Sobre ella unas pasan unas nubecillas, jugando. El cielo se vuelve rojo. Nosotros nos vamos a dar un paseo nocturno a la ciudad.
A ver qué nos reserva Turquía mañana.

Película: "Zorba, el griego" de Michael Cacoyannis.1964.

Etapas 26 y 27: Y llegaron las lluvias

 


 Kavala

Lunes,6 de Julio. Etapa 27. Thesalonica-Apollonia-Kavala.170 km.
Salimos con toda la ropa humeda y las bicis llenas de barro. Los camiones nos salpican al pasar. Esta parte de Grecia tiene poco atractivo; las playas no son muy buenas y las instalaciones parecen venidas a menos o abandonadas. Al mediodia saboreamos platos típicos de la cocina griega en la casa "Michalis". Charlamos afablemente con el propietario, que se interesa por la historia y la cultura española.
En Kavala, ciudad que recuerda a Vigo por su disposición, el camping anunciado en la carretera está cerrado desde hace años. Lavamos las bicis en un carwash y dormimos en la playa.







La torre Blanca de Thesalónica, junto al mar


 LLegada a Thesalónica

Domingo,5 de Julio.Etapa 26.Giannitsa-Thesalonica.75 km.
 Esperamos en la habitación del hotel, viendo documentales, hasta que cesa la lluvia. Buena carretera y tiempo fresco hasta Thesalónica. Ciudad grande, como Lisboa, bien urbanizada y cara. Unos colegas franceses están haciendo la ruta de Estambul hasta Athenas, y de allí en ferry a Italia. Nos dan algunos datos de Estambul como alojamientos y nos aconsejan no entrar con las bicis porque es muy peligroso. Cogeremos el metro desde el aeropuerto.
Dudamos si quedar en la ciudad a dormir porque se esta cubriendo el cielo, pero decidimos arriesgar y a los 15 km. un aguacero que no parará en toda la noche, nos obliga a refugiarnos en una caseta de madera y pernoctar allí. Entra agua por todas partes, pero finalmente logramos dormir.

07 agosto, 2007

Etapa 25: Norte de Grecia.



Pella

Sabado, 4 de Agosto.Etapa 25. Bitola-Edessa-Giannitsa. 160 km.
Entramos en Grecia. Esta parte del norte de Grecia se parece a la meseta castellana, con zonas semideserticas; está poco poblada. No se ve a nadie en los campos. Por primera vez en el viaje nos encontramos sin agua en la carretera. Tenemos que acudir a una nave, cerca de la carretera, a pedir. Nos dan unas botellas que nos permiten continuar, porque no se ven pueblos ni gasolineras por ningun lado. En la cuneta hay una tortuga herida, posiblemente por un coche, con el caparazon roto.
Paramos a comer en Edessa: fruta primero y luego unos kebabs. El cielo se está oscureciendo y amenaza lluvia pero la carretera hasta Gianitsa es llana y decidimos continuar.
LLegando a Giannitsa nos sorprende una tormenta. En la ciudad solo hay dos hoteles y no es posible negociar. Cogemos el mas barato (45 euros) porque está lloviendo y ya estamos cansados.

Etapa 24: Galicica y la casa de Estojka



 Parque nacional Galicica


Encuentro con polacos



 En casa de Estoika

Márta Sebestyén: "Hajnali Nóta"

Viernes 3 de Agosto. Etapa 24.Gradiste-Parque nacional de Galicica-Bitola. 95 km. (Escalada del parque de Galicica)
Etapa de alta montaña escalando las paredes de este parque nacional, reserva de osos pardos, hasta cimas de 1800m. Frondosos bosques de hayas y vistas impresionantes de Macedonia y Albania desde la cima. Vertiginoso descenso hasta el lago Prespa, más desolado, con esqueletos de barcos varados en la orilla, cormoranes y aves zancudas. También hay colonias de veraneo abandonadas, quizá de la epoca de Tito.
En Bitola llaman a la oración desde los minaretes. Nos encontramos con un grupo de cicloturistas polacos en ruta hacia Albania. Cambiamos impresiones y hacemos fotos. Nos preguntan si Albania es peligrosa y si se puede dormir en el monte. Buscamos hotel y un taxista se ofrece a llevarnos a uno que cuesta 35 euros. Vamos por nuestra cuenta, nos piden 30 y al final lo dejan en 15. Pero en la recepción del hotel nos aborda Estojka y nos ofrece habitación en su casa con desayuno. Aceptamos. Aunque la casa es humilde, todo esta limpio y se desvive por atendernos. Quiere lavarnos la ropa, nos trae un radiocasete para que escuchemos música, nos ofrece cafe...
 
Película: "Before the Rain", de Milcho Manchevski. 1994

En la soledad de las montañas de Macedonia

Etapa 23: Entrando en Macedonia.

Albania of my Heart (Merita Halili)



 Despedida de Albania


Macedonia. Lago Ohrid



Jueves 2 de Agosto. Etapa 23.Tirana-Elbasán-Ohrid-Gradiste. 175 km (12 horas sin piedad)
De Tirana a Elbasán hay dos carreteras. Elegimos la antigua, que atraviesa un puerto de montaña pero tiene menos tráfico. En la cuneta un hombre está desollando una vaca. Cerca de la cima, en una casa hay una jaula con dos águilas para cetrería. En la bajada, campesinos venden higos y aceite.
En Elbassan hay feria y curioseamos observando a la gente de diferentes etnias y vestimentas. Comemos higos en el mercado y continuamos la etapa subiendo durante horas junto al cauce del río Shkumbin, encajonado entre montañas. Pescadores echan redes circulares desde la orilla. Por el camino asistimos a la celebración de varias bodas donde se escuchan instrumentos típicos y los invitados bailan en corros.
Cuando llevamos 100 km., en Prrenjas, aparece un valle cerrado y al fondo una pared en la que se divisa la carretera ascendiendo en largos zigzags. Los camiones bajan a 10 por hora utilizando todos los frenos para sujetarse en la pendiente del 12 por ciento.
-Celso: si llego arriba me voy acostar y vas a tener que darme la cena a cucharadas como hizo Jose Salvo en los Picos de Europa con Soliño-.
En la subida, niños semidesnudos esperan con mangueras para lavar coches y venden peces que mantienen vivos en tinas.
Cuando llegamos, extenuados, a la cima decidimos hacer una matada. Como vamos bien de tiempo giramos hacia el norte para hacer una incursión por Macedonia. Chavales montados en burros salen a nuestro encuentro y nos animan con gritos desde la ladera del monte.
Cruzamos la frontera en Qafe-Thane (Cafasán) y entramos en el octavo pais de nuestro viaje. El paisaje se vuelve verde, el aspecto de la gente es más europeo y hay menos basura en las carreteras. Bordeamos el lago de Ohrid, el mar de agua dulce de los macedonios; pero en Ohrid (150km) no hay donde dormir y continuamos hasta Gradiste donde hay un camping, que nos recomendaron como el mejor de Macedonia. Llegamos ya de noche. Los servicios sanitarios están tan sucios que no se pueden utilizar. Basura por todos lados y ruido toda la noche.
Esta es la etapa más dura y agotadora hasta el momento.

Película: "Cuerno de cabra" de Metodi Andonov.1972

Vídeo.En las montañas de Albania


01 agosto, 2007

Etapa 22: Tirana


Ibrahim Tatlises: "Mavi, Mavi" (Nº1 in Albania)



 Carretera a Tirana




Tirana.Plaza de la ópera

Película: "La conquista de Albania" de Alfonso Ungría.1983

Miércoles 1 de Agosto. Etapa 22. Shkoder-Tirana. (95 km.)
La carretera de Shkoder a Tirana es una enorme y llana recta. A los lados se ven de vez en cuando niños vendiendo sandías bajo un pequeño toldo.Los campesinos llevan a sus gallinas al campo para que coman mientras ellos trabajan. Paramos a desayunar en un bar de carretera. Todo lo que tienen es café de olla. Lo pedimos con leche pero la mujer no entiende. Despues de un rato vuelve con unas jarras de leche recien ordeñada ,de su casa, Para que bebamos . Hay muchas gasolineras cerradas o a medio construir y puestos donde venden carne. Una gran parte de las divisas de Albania provienen de los emigrantes en Italia. La mayor parte de la población habla bien italiano.
A las once y media de la mañana ya estamos en Tirana. En la entrada alucinamos. La carretera en tramos es impracticable, con socavones enormes llenos de agua o barro que los coches atraviesan con dificultad. Por las orillas transita gente acarreando grandes trozos de carne, neveras, colchones y otros enseres. El tráfico es una locura; un conductor español no sabría desenvolverse aquí. Las calles llenas de baches y agujeros no son aptas para las bicis. Aquí no hay turistas.
Cerca de la gran plaza central, donde está el edificio de la ópera damos con el hotel restaurant "Nobel". Por el mismo precio que en Shkoder (30 euros) la habitación está mucho mejor y tiene aire acondicionado. En el comedor, agradable y tranquilo, saboreamos platos de la cocina albanesa. Recomendado a los viajeros que lleguen a Tirana; se encuentra detras del hotel "Tirana Internacional".

Vídeo. Hotel en Tirana

Etapa 21: En la mítica Albania




 El nombre autóctono de Albania, Shqipëria, significa "Tierra de águilas"


Shkoder



Edi. A friend in Shkoder


 Plaza central


Calle principal

Martes 31 de Julio.Etapa 21. Budva- Shkoder. 90 kms.
Decidimos cambiar la ruta. En vez de ir por el interior, vía Podgorica, elegimos la carretera de la costa, menos montañosa, pero con fuerte viento durante la primera parte, que nos impide avanzar y echa a Celso de la carretera. No hay arcén y el tráfico es estresante, así que atajamos por una carretera comarcal muy tranquila y disfrutamos del paisaje y las flores. Pastoras ataviadas como hace siglos nos saludan al pasar. En las aldeas se ven minaretes.
Llegando a la frontera con Albania nos encontramos una cola interminable de coches. El guardia charla con toda tranquilidad con los pasajeros. No hay ninguna prisa. Nos colamos hasta primera fila pero los tramites son lentos. Hay que pagar 10 euros por persona como derecho de tránsito. En la nacional a Shkoder las personas circulan por el medio de la carretera. Pasa un carro que lleva pasajeros y una moto.
La entrada a Shkoder es cañera de verdad. Montones de basura y chatarra por todos lados. Neveras y colchones tirados en las cunetas. Gallinas y cerdos sueltos. Chabolas o casas muy pobres. El puente que atraviesa el río y da entrada a la ciudad está hecho con traviesas de madera irregulares.
Nada mas parar vemos una tienda con material de bicis. Hay de todo y baratísimo. La pieza para desmontar los piñones que estabamos pensando pedir a España: dos euros; una llave de radios: un euro. Celso compra una cubierta nueva por dos euros que cambia enseguida entusiasmado. Y es que en Shkoder la mayor parte de la gente se mueve en bicicleta.
Aquí conocemos a Edi, nuestro primer amigo en Albania. Es maestro y nos guía por las calles de Shkoder para buscar hotel. Hay tres. El mítico Rozafat es más barato (15 euros) pero está muy deteriorado: cristales rotos, pintura desconchada y humedad por todas partes. Cogemos una habitación en el Argenti por 30 euros. Comemos los dos por 700 leks. (6 euros) , tomamos cafes y paseamos por la ciudad.
Al atardecer la gente sale a pasear por la calle. En algunas bicis o motos van cuatro personas. No existen normas de circulación. Coches, bicis, motos, personas o perros van por donde les parece sin que haya problemas de colisiones. Desde las 6,30 de la tarde no hay energía eléctrica ni agua corriente durante 12 horas. Miles de generadores a gasolina situados en las aceras comienzan a funcionar, con un ruido ensordecedor.


Etapa 20: En Montenegro





 Budva


 Cruzando un estrecho en el ferry





Lunes, 30 de Julio.Etapa 20. Dubrovnik- Budva. 120 km.
La salida de Dubrovnik es agotadora porque hay que volver a la carretera nacional, que va altísima sobre la costa. Pronto entramos en el séptimo país de nuestro viaje: Montenegro. A los lados de la carretera pasan los bosques de cipreses y, como en Croacia, por todas partes crecen higueras y granados. El país se ve más descuidado y caótico que Croacia. Los pueblos tienen un aspecto más pobre.
Cruzamos un estrecho en el ferry (gratuito) y al medio día estamos en Budva. Es una ciudad orientada al ocio y la diversión, pero si en Croacia los turistas eran extranjeros, aquí predomina el turismo nacional. Buenas playas y un paseo lleno de chiringuitos con comida y toda clase de atracciones. Comemos hamburguesas, calamares, sardinas, dulces y cuatro jarras de cerveza por menos de 10 euros todo. Con tanta cerveza no podemos parar de reir.
Por la noche las gogós bailan sobre la barra del "Trocadero" y otros locales. Eslavas rubias de 1,80 tan espectaculares que te quedas con la boca abierta como un tonto.
Por otro lado, en el camping apenas hay agua y por la mañana no podemos ducharnos.

Descanso y recuperación en Dubrovnik

Louis Armstrong: We have all the time in the world





 Viajera solitaria de Madrid



Calle principal


En el puerto



Domingo 29. Dubrovnik.
Muy bien reconstruída después de la guerra de los balcanes, Dubrovnik es la perla del adriático. Una ciudad que merece un día completo de visita.
Desde el puerto de la ciudad antigua vemos , altisíma, la carretera que mañana nos llevará hacia lo desconocido: Montenegro, Albania y las montañas de Macedonia; lugares de los que poco se oye hablar. Ya no hay vuelta atrás. Si tuviesemos algún problema sería más facil o más corto tirar hacia Estambul.
Cuando me veo en el espejo no me reconozco. Debo haber bajado unos cinco kilos; quizás más. Celso, en cambio, está como siempre.
Lo que mas nos preocupa en este momento, es el tema de los talleres y las piezas de repuesto. Ahora nos arrepentimos de no traer herramientas, pero, ¿quien iba a pensar que sería así? En nuestros viajes siempre hemos arriesgado llevando lo mínimo. A ver si hay suerte.

Película: "Las flores de Harrison" de Elie Chouraqui. 2000

Etapa 19: Pedaleando por encima de transatlánticos.

Katie Melua: "Just like Heaven"

The Cure: "Just like Heaven"


 Carretera por la costa

Entrada en Dubrovnik


Sabado 28. Etapa 19.Zivogosce- Dubrovnik. 135 km.
En este paisaje kárstico no hay ríos, pero hoy cruzamos uno: el Neretva. Me vienen a la memoria las dolinas, poljes, ponors, y otros nombres estudiados en geografia. A nuestra izquierda una imponente muralla rocosa nos recuerda los Picos de Europa. A la derecha el mar y las islas. A veces, la carretera asciende y las vistas son impresionantes (ver foto de carretera por la costa).
En Tristeno no podemos más. Falta poco para Dubrovnik, pero el termometro de la bici no baja de los 40 grados. Sudamos más de lo que somos capaces de beber y gastamos más de lo que comemos. No hay donde comer. Unas mujeres venden en la carretera higos y membrillo, tambien compramos unas uvas aunque no están maduras todavía. Observamos dos árboles milenarios de proporciones gigantescas; parecen arces.
Por fin vemos y cruzamos el puente que nos lleva a Dubrovnik. Pasamos por encima de un transatlántico y bordeamos la ciudad desde lo alto para luego bajar por la entrada y dirigirnos al camping.

Video.Llegada a Dubrovnik